Arxiu d'etiquetes: Vida parroquial

EN QUE SE DESTINA EL DINERO DE LA RENTA (IRPF)

1-¿CUÁNTOS CATÓLICOS HAY EN ESPAÑA?

Según el Centro de Investigaciones Sociológicas el 68% de la población se declara católica. La mitad de ese 68% es el 34%. El dato es que el 33% de los contribuyentes que tiene obligación de realizar la de declaración de la renta marca la casilla de la Iglesia: la Iglesia recibe un apoyo masivo. Eso sin tener en cuenta que en torno al 25% de la población no conoce el mecanismo de «X». Los esfuerzos deben ir en potenciar la información para que los ciudadanos puedan decidir en libertad.

2- ¿ES UN PRIVILEGIO LA ASIGNACIÓN TRIBUTARIA?

La Iglesia en España no tiene asignación directa por parte del Estado español. Recibe lo que los contribuyentes quieren al marcar la casilla de la Iglesia libremente. Es el más respetuoso, el más solidario, el más democrático de toda Europa. Además, si la economía va mal, el 0,7% representa un importe menor. Si la economía va bien las personas tienen mayores ingresos, el 0,7% será mayor. Es una decisión libre de cada persona destinar ese porcentaje de sus impuestos al fin que consideran conveniente.

3- ¿CUÁNTAS PERSONAS MARCAN LA CASILLA DE LA IGLESIA?

4- ¿A QUÉ SE DEDICA EL DINERO?

El dinero que la Iglesia recibe, y que procede de la voluntad libre de los contribuyentes, lo dedica a desarrollar su inmensa labor. ¿Se dedica al salario de los sacerdotes? Claro. ¿Se dedica a centros de transeúntes y de rehabilitación de drogodependientes? Por supuesto. Es que la labor de la Iglesia está sostenida por personas, por los que formamos la Iglesia. Ni la luz, ni el agua de las parroquias, ni de los centros parroquiales son gratis. Hay que hacer frente a gastos de conservación y de mantenimiento.

5- ¿RECIBE TRATO DE FAVOR LA IGLESIA A LA HORA DE RECIBIR SUBVENCIONES?

La Iglesia, como cualquier otra institución o asociación, puede acceder a subvenciones públicas siempre y cuando, y en las mismas condiciones que los demás, cumpla los requisitos marcados por la Ley. Es decir, la Iglesia accede en condiciones de igualdad, no con ningún privilegio. Por ejemplo, en relación al patrimonio cultural de las catedrales, las iglesias, las pequeñas ermitas, son del pueblo cristiano. Hace siglos que se construyeron en la mayoría de los casos y la Iglesia, desde sus personas, se encarga de cuidar, de mantener, de conservar y de proteger. En el último año se han invertido más de 60 millones de euros en esa tarea. Para disfrutar de este patrimonio no se le pregunta a nadie si cree o no cree, si es católico y si profesa otra religión. El arte sacro es una gran contribucón a la cultura de nuestro país y, por eso, se pide colaboración a los organismos públicos para su conservació

6- ¿EXISTEN PRIVILEGIOS FISCALES PARA LA IGLESIA?

Se rige por la Ley de Mecenazgo de 2002 exactamente igual que otras tantas instituciones, asociaciones o fundaciones. También las ONG están sujetas a la Ley de Mecenazgo. Es por esta ley por lo que ninguna organización de este tipo paga el IBI. La única excepción es el ICIO (Impuesto de Construcciones, Instalaciones y Obras), que tiene carácter municipal y es potestativo.

7- ¿Y LOS FAMOSOS 11.000 MILLONES?

Se dice que la Iglesia recibe una cantidad de dinero que asciende a en torno 11.000 millones. La Iglesia no tiene ninguna asignación en los Presupuestos Generales del Estado desde el año 2007. El dinero que recibe por la declaración de la renta es por la libre voluntad de aquellos que marcan la casilla de la Iglesia. Por otra parte, la Iglesia, al igual que otras entidades, si cumple con las condiciones marcadas por las administraciones públicas accede a concursos y subvenciones en las mismas condiciones que todos los demás, y se destinan a los fines establecidos en cada caso Per ese dinero la Iglesia lo recibe por los servicios que presta a la sociedad, no porque sea la Iglesia. No tiene ningún trato de favor en la adjudicación de los distintos concursos.

¿POR QUÉ MARCAR LA CASILLA DE LA IGLESIA EN LA DECLARACIÓN DE LA RENTA?

PORQUE SOMOS PERSONAS Y NO CIFRAS…

La Iglesia está ofreciendo todo lo que tiene. La calle es el hogar de los que no lo tienen. Ha sido la Iglesia en sus centros de acogida la que ha puesto su techo para que todas esas personas tengan un lugar en el que quedarse. Son personas más que cifras.

PORQUE TODOS FORMAMOS LA IGLESIA, EL PUEBLO DE DIOS…

La Iglesia no es cosa de curas. Todos formamos la familia de los hijos de Dios, y por eso, todos somos responsables de su situación y de su destino. Escuchamos la voz de los que con alegría, hoy, en el siglo XXI viven la fe sin miedo y con libertad.

PORQUE ES FUENTE DE ESPERANZA PARA TODOS…

En las grandes ciudades y en la España vaciada, los sacerdotes siguen entregando su vida con generosidad. Cuántos ratos de conversación, con mayores, con jóvenes, con matrimonios Especialmente entregados en momentos de dificultad o de sufrimiento.

PORQUE ESTAMOS COMPROMETIDOS CON LAS PERSONAS…

No hay nadie que se acerque a la Iglesia y no encuentre respuesta en forma de compromiso y de personas que se entregan cada día en beneficio de los demás. Y que no se pregunte ni de dónde viene ni a dónde vas, ni en qué crees. Si necesitas ayuda, la encuentras.

PORQUE SIEMPRE ESTÁ AL LADO DE LOS QUE SUFREN…

Con lo que ofrece a la sociedad con toda su inmensa y constante labor, y también en momentos puntuales ante catástrofes humanitarias o ante situaciones límite, la Iglesia ofrece todo lo que tiene y todo lo que es. Su mayor inversión siempre son las personas.

PORQUE LOS JÓVENES TIENEN UN PAPEL PROTAGONISTA…

Por primera vez, una institución universal ha abierto puertas, ventanas y micrófonos para que los jóvenes se expresen con libertad. En el Sínodo de los jóvenes se ha hablado el lenguaje de la fe del Evangelio y de Dios. Por más que te alejes, allí está el Resucitado llamándote y esperándote para volver a empezar.

PORQUE ESTÁ COMPROMETIDA CON LA TRANSPARENCIA…

Ser transparentes es uno de los compromisos de la Iglesia que se ve reflejado en la Memoria anual de actividades que edita la Conferencia Episcopal y la información que cada diócesis ofrece a todo el que está interesado en conocer.

PORQUE ESTÁ COMPROMETIDA CON LA SOSTENIBILIDAD…

Dios es el creador de todo, el creador del universo, de la naturaleza, del hombre y de la mujer. Debemos estar a la vanguardia del cuidado del planeta, del cuidado de la «casa común» como el papa Francisco la llama.

Tants per tants

DAVANT LA DECLARACIÓ DE LA RENDA:

MARCA AMB UNA “X” L’AJUDA A L’ESGLÉSIA

 L’Estat aporta a l’Església el 0,7 dels impostos recaptats pels ciutadans que han manifestat la voluntat d’ajudar l’Església catòlica. La “x” en la casella d’ajuda a l’Església catòlica decidirà l’import final que rebrà l’Església.

Els diners recaptats gràcies a aquesta assignació voluntària es redistribueixen a totes les diòcesis a través de la Conferència Episcopal. No marcar la nostra ajuda pot significar, d’una banda, una estrangulació dels recursos disponibles dels bisbats i en segon lloc se’n veurien afectades les moltes obres assistencials que manté l’Església a favor dels més necessitats.

Es fa evident així l’autonomia financera de l’Església: només depèn dels propis fidels i dels simpatitzants que poden veure amb bons ulls el treball de l’Església.

Podem assenyalar les dues caselles alhora: ajuda a l’Església catòlica i finalitats socials (Càritas també se’n beneficiarà!). Es tracta d’un gest gratuït: aportes a l’Església un 0,7% dels impostos que ja pagues. No es tracta d’augmentar el cost dels impostos, sinó d’assenyalar la finalització d’una petita part del que ja et toca pagar (el 0,7%).

Se’t demana que exerceixis aquest dret, tant si fas tu la declaració com si demanes que te la facin. Amb aquest gest facilitaràs un millor servei pastoral i social de l’Església.

 El secretariat per al sosteniment de l’Església de la CEE va editant, cada any per aquestes dates, una revista – “X tantos”, “X tants”- d’informació sobre el sosteniment de l’Església. El mateix títol de la revista ja porta el seu missatge: la X ens recorda el signe que cal posar a les dues caselles d’ajuda.

A la vegada és el signe de multiplicar que es llegeix “per”. Així el títol es llegeix: “per tants” i ens recorda que fem l’aportació per tants serveis que rebem de l’Església o per tants serveis que l’Església fa: els sagraments, l’atenció pastoral, el servei als pobres, als malalts, etc. Els beneficis es distribueixen, amb criteris de proporcionalitat, a totes les diòcesis. La nostra diòcesi, amb tots els seus serveis, se’n beneficiarà amb la nostra aportació. Gràcies! (VIDA PARRÒQUIAL/Parròquia Sant Vicenç màrtir/10 de maig de 2020.

EN HONOR DE LA VIRGEN

A la Virgen María, Nuestra Señora, Madre de Jesucristo, nuestro Señor y Salvador, como modelo a seguir en la historia de la salvación.

«Nos has dado a tu Madre como nuestra para que nos enseñe a meditar y adorar en el corazón. Ella, recibiendo la Palabra y poniéndola en práctica, se hizo la más perfecta Madre», san Juan Pablo II.

«La grandeza de María reside en su humildad. Jesús, quien vivió en estrechísimo contacto con ella, parecía querer que nosotros aprendiéramos de él y de ella una lección solamente: ser mansos y humildes de corazón», santa Teresa de Calcuta.

«Dios os salve, María, Madre de Dios. En vos está y estuvo toda la plenitud de la gracia y todo bien», san Francisco de Asís.

«La devoción y el amor a María Santísima es una gran protección y un arma poderosa contra las asechanzas del demonio», san Juan Bosco.

«Nunca tengas miedo de amar demasiado a la Virgen. Jamás podrás amarla más que Jesús», san Maximiliano Kolbe.

 

Carta del Papa Francisco

CARTA DEL SANTO PADRE FRANCISCO
A TODOS LOS FIELES PARA EL MES DE MAYO DE 2020

Queridos hermanos y hermanas:

Se aproxima el mes de mayo, en el que el pueblo de Dios manifiesta con particular intensidad su amor y devoción a la Virgen María. En este mes, es tradición rezar el Rosario en casa, con la familia. Las restricciones de la pandemia nos han “obligado” a valorizar esta dimensión doméstica, también desde un punto de vista espiritual.

Por eso, he pensado proponerles a todos que redescubramos la belleza de rezar el Rosario en casa durante el mes de mayo. Ustedes pueden elegir, según la situación, rezarlo juntos o de manera personal, apreciando lo bueno de ambas posibilidades. Pero, en cualquier caso, hay un secreto para hacerlo: la sencillez; y es fácil encontrar, incluso en internet, buenos esquemas de oración para seguir.

Además, les ofrezco dos textos de oraciones a la Virgen que pueden recitar al final del Rosario, y que yo mismo diré durante el mes de mayo, unido espiritualmente a ustedes. Los adjunto a esta carta para que estén a disposición de todos.

Queridos hermanos y hermanas: Contemplar juntos el rostro de Cristo con el corazón de María, nuestra Madre, nos unirá todavía más como familia espiritual y nos ayudará a superar esta prueba. Rezaré por ustedes, especialmente por los que más sufren, y ustedes, por favor, recen por mí. Les agradezco y los bendigo de corazón.

Roma, San Juan de Letrán, 25 de abril de 2020 Fiesta de san Marcos, evangelista

Oración a María

Oh María, tú resplandeces siempre en nuestro camino
como un signo de salvación y esperanza.
A ti nos encomendamos, Salud de los enfermos,
que al pie de la cruz fuiste asociada al dolor de Jesús, manteniendo firme tu fe.

Tú, Salvación del pueblo romano,
sabes lo que necesitamos
y estamos seguros de que lo concederás para que, como en Caná de Galilea, vuelvan la alegría y la fiesta
después de esta prueba.

Ayúdanos, Madre del Divino Amor,
a conformarnos a la voluntad del Padre
y hacer lo que Jesús nos dirá,
Él que tomó nuestro sufrimiento sobre sí mismo y se cargó de nuestros dolores
para guiarnos a través de la cruz,
a la alegría de la resurrección. Amén.

Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios,
no desprecies nuestras súplicas en las necesidades,
antes bien líbranos de todo peligro, oh Virgen gloriosa y bendita.

En la dramática situación actual, llena de sufrimientos y angustias que oprimen al mundo entero, acudimos a ti, Madre de Dios y Madre nuestra, y buscamos refugio bajo tu protección.

Oh Virgen María, vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos en esta pandemia de coronavirus, y consuela a los que se encuentran confundidos y lloran por la pérdida de sus seres queridos, a veces sepultados de un modo que hiere el alma. Sostiene a aquellos que están angustiados porque, para evitar el contagio, no pueden estar cerca de las personas enfermas. Infunde confianza a quienes viven en el temor de un futuro incierto y de las consecuencias en la economía y en el trabajo.

Madre de Dios y Madre nuestra, implora al Padre de misericordia que esta dura prueba termine y que volvamos a encontrar un horizonte de esperanza y de paz. Como en Caná, intercede ante tu Divino Hijo, pidiéndole que consuele a las familias de los enfermos y de las víctimas, y que abra sus corazones a la esperanza.

Protege a los médicos, a los enfermeros, al personal sanitario, a los voluntarios que en este periodo de emergencia combaten en primera línea y arriesgan sus vidas para salvar otras vidas. Acompaña su heroico esfuerzo y concédeles fuerza, bondad y salud.

Permanece junto a quienes asisten, noche y día, a los enfermos, y a los sacerdotes que, con solicitud pastoral y compromiso evangélico, tratan de ayudar y sostener a todos.

Virgen Santa, ilumina las mentes de los hombres y mujeres de ciencia, para que encuentren las soluciones adecuadas y se venza este virus.

Asiste a los líderes de las naciones, para que actúen con sabiduría, diligencia y generosidad, socorriendo a los que carecen de lo necesario para vivir, planificando soluciones sociales y económicas de largo alcance y con un espíritu de solidaridad.

Santa María, toca las conciencias para que las grandes sumas de dinero utilizadas en la incrementación y en el perfeccionamiento de armamentos sean destinadas a promover estudios adecuados para la prevención de futuras catástrofes similares.

Madre amantísima, acrecienta en el mundo el sentido de pertenencia a una única y gran familia, tomando conciencia del vínculo que nos une a todos, para que, con un espíritu fraterno y solidario, salgamos en ayuda de las numerosas formas de pobreza y situaciones de miseria. Anima la firmeza en la fe, la perseverancia en el servicio y la constancia en la oración.

Oh María, Consuelo de los afligidos, abraza a todos tus hijos atribulados, haz que Dios nos libere con su mano poderosa de esta terrible epidemia y que la vida pueda reanudar su curso normal con serenidad.

Nos encomendamos a Ti, que brillas en nuestro camino como signo de salvación y de esperanza. ¡Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce Virgen María! Amén.