Arxiu de la categoria: Parròquia Salesiana

Siguem Nadal!!!

“La Navidad suele ser una fiesta ruidosa: nos vendria bien un poco de silencio , para oir la voz del Amor.”
Navidad eres tú, cuando decides nacer de nuevo cada día y dejar entrar a Dios en tu alma. El pino de Navidad eres tú, cuando resistes vigoroso a los vientos y dificultades de la vida. Los adornos de Navidad eres tú, cuando tus virtudes son colores que adornan tu vida. La campana de Navidad eres tú, cuando llamas, congregas y buscas unir. Eres también luz de Navidad, cuando iluminas con tu vida el camino de los demás con la bondad, la paciencia, alegría y la generosidad. Los ángeles de Navidad eres tú, cuando cantas al mundo un mensaje de paz, de justicia y de amor. Continua la lectura de Siguem Nadal!!!

Adviento 2016

El evangelio de este 4º domingo de Adviento nos revela que la venida de Jesús al mundo es una iniciativa de Dios, no nuestra. En Jesús, el hijo de María, “por obra del Espíritu Santo”, habita la plenitud de Dios. Dios, que es Amor, se hace plenamente humano en Jesús, porque desea que todos participemos de su misma vida.

A José, comprometido con María, -y a nosotros- se nos pide que no tengamos miedo de ponernos al servicio de este proyecto de Dios. Un Dios que ama y  confía tanto en la humanidad que no quiere salvarla sin nuestra cooperación.

Dios no nos habla ni se comunica desde lejos. En Jesús Dios se hace “Dios-con-nosotros“; y nos habla con palabras humanas, sufre en su carne las limitaciones  de todo ser humano; siente y ama con corazón humano. Así nos enseña que, cuanto más humanos seamos, también más cerca estaremos de Dios.

Para reflexionar…

  • Busca momentos de silencio y de corazón para escuchar, como María y José, y abre tu CORAZÓN a Dios, que te invita a dejar entrar a JESÚS en tu vida, para transformarla y poder darte a los que necesitan ayuda;
  • ¿Estás convencido/da de que “algo nuevo” puede nacer en tu vida en esta Navidad? ¿Qué puede ser?

4ª Setmana d’Advent

4ª Setmana d’Advent – Mt. 1, 18-24
El naixement de Jesús, el Messies, fou d’aquesta manera: Maria, la seva mare, estava unida amb Josep per acord matrimonial i, abans de viure junts, ella es trobà que havia concebut un fill per obra de l’Esperit Sant. Josep, el seu espòs, que era un home just i no volia difamar-la públicament, resolgué de desfer en secret l’acord matrimonial. Ja havia pres aquesta decisió, quan se li va aparèixer en somnis un àngel del Senyor que li digué:
-Josep, fill de David, no tinguis por de prendre Maria, la teva esposa, a casa teva: el fruit que ella ha concebut ve de l’Esperit Sant. Tindrà un fill, i li posaràs el nom de Jesús, perquè ell salvarà dels pecats el seu poble.
Tot això va succeir perquè es complís allò que el Senyor havia anunciat pel profeta: La verge concebrà i tindrà un fill, i li posaran el nom d’Emmanuel , que vol dir «Déu amb nosaltres».
Quan Josep es despertà, va fer el que l’àngel del Senyor li havia manat i va prendre a casa la seva esposa. No hi havia tingut relacions conjugals quan ella tingué el fill. I Josep li va posar el nom de Jesús.