SAN ANTONIO Y LA VOLUNTAD DE DIOS

San Antonio desea ser un pregonero de Dios, ir transmitiendo el de salvación en la tierra de los infieles, aunque esta labor le podía conducir a la muerte.

Logró hacer su sueño realidad embarcándose para Marruecos, pero algo inesperado sucedió. ¡Sí!, una tremenda enfermedad, le obligó a estar todo el invierno en cama, y ante su delicado estado, emprendió su regreso.

Como nuestra perspectiva humana es limitada, nos parece que si nuestros planes no han salido según lo hemos pensado, ya esta todo perdido. Pero eso no es así, mirad lo que ocurrió.

La nave en iba San Antonio fue empujada por grandes vientos hacia las costas de Sicilia, donde nuestro Santo desempeñó una labor apostólica más eficaz de lo que pensaba. Ahora bien, ¿cuál era la voluntad de Dios?, ¿que San Antonio muriera mártir en Marruecos o que se transformara en el máximo predicador de la Edad Media?

Nada en este mundo sucede fuera de la voluntad de Dios, nosotros solo debemos tomar la decisión que creamos más conveniente y confiar que Dios cumplirá su voluntad.

Cuando elijamos un camino y éste se llene de espinas, tenemos que aprender a conformarnos con la voluntad de Dios, ya que nadie mejor que Él sabe guiarnos a lo que es mejor para nosotros, nunca perdamos la Fe.

Luis Longás (Revista de junio: Fe i vida)