Mensaje de nuestro párroco

¡Buen día hermanos y Feliz Domingo!!!
No, no es una ironía desearnos felicidad en este IV Domingo de Cuaresma – dominica GAUDETE- con su tono de moderada alegría, en los textos de la liturgia, ante la proximidad de la PASCUA, que llegará! ¡Cristo ha triunfado sobre el mal, el pecado y la muerte! ¡No lo perdamos de vista!
Todo ello en la situación en que nos encontramos, estos 10 días ya de confinamiento en nuestras casas, con todas las consecuencias y efectos que esto supone y todos estamos experimentando. Estoy seguro que viviendo esta situación desde la fe, como una palabra del Señor que nos habla en este acontecimiento, como en tantos otros de nuestra vida.
Una situación que seguro nos hace más conscientes y refuerza el sentimiento de comunión y de cercanía con todos los hermanos, precisamente en estos momentos en los que nos encontramos físicamente más distantes.
Me consta que estamos aprovechando tantos recursos, compartidos, a partir de los cuales poder seguir sintiéndonos invitados a una oración más intensa (tantas situaciones extremas, tantas personas, tantas necesidades que nos reclaman…), sintiéndonos en comunión, manifestando nuestra fraternidad, alimentando así nuestra fe, sosteniendo nuestra vida cristiana, dándonos testimonio y razón de nuestra fe. Salvando así la adversidad de no poder celebrar juntos nuestra fe, escuchar la Palabra, acompañar a nuestros niños y jóvenes, actuar el servicio de la caridad, etc.
Estoy seguro que de esta “prueba” podremos salir más purificados y renovados en nuestra vida, en nuestro testimonio y en todas nuestras acciones. Valorando y agradeciendo la riqueza de tanto como el Señor nos regala y de lo que ahora no podemos disponer.
Como al ciego de nacimiento el Señor nos interpela desde esta situación: “¿Crees tú en el Hijo del hombre?”. Ojalá que nuestra respuesta pueda ser también como la de aquel hombre: “Creo Señor” y como él nos postremos y confiemos plenamente.  Vivir como lo que somos “hijos de la luz”.
Vuestro
Faustino Gutiérrez