IIº DOMINGO DE ADVIENTO – INMACULADA CONCEPCIÓN DE MARIA

«Alégrate llena de Gracia»

La fiesta que celebramos se refiere a la concepción y nacimiento de María, no a la concepción y nacimiento de Jesús, como podría hacer pensar el texto que leemos.

En María podemos ver una hija amada de Dios: amada, llamada y enviada a una misión. Lo mismo que podemos ver en cada uno de nosotros (como expresa bellamente el salmo 139[138],13-17).

Dios, que ama, llama y envía, da los medios para la misión. Es lo que ha hecho con María: cuando decimos que la ha liberado del pecado estamos diciendo que Dios la ha preparado para la misión encomendada.

Pero además en María vemos lo que Dios quiere hacer con cada uno de sus hijos e hijas, y que realiza a través de Jesucristo: liberarnos del pecado y de la muerte, de toda injusticia. Es, entonces, una fiesta dedicada a la gracia de Dios, a la iniciativa de Dios que quiere salvar a toda la humanidad, atrapada en el pecado y la muerte.

  • ¿Sientes en tu vida la alegría de Dios que te ama y te cuenta contigo?
  • ¿Te has planteado alguna vez si Dios te llama a algo especial? ¿Qué estás dispuesto a responder?
  • ¿Confías en Él y en que solo quiere lo mejor para ti?